Flor

La importancia de hacer algo diferente radica en romper rutinas, patrones, hábitos que ya no son útiles y que no te permiten obtener resultados diferentes.

Recuerda “si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Y no necesariamente se trata de algo radical y completamente opuesto a lo que siempre has hecho, puedes comenzar por hacer pequeños cambios y así ir experimentando cómo se siente hacer cosas distintas. Aquí algunos ejemplos que puedes aplicar en actividades cotidianas:

  • Intentar usar el mouse de la computadora con la mano que menos habilidad tiene.
  • Lavarte los dientes con la mano que regularmente no lo haces.
  • Escribir con la mano izquierda si eres diestro, o viceversa.
  • Si al bañarte siempre comienzas por lavarte el cabello, puedes intentar comenzar por los brazos.
  • Si usualmente peinas tu cabello hacia el lado izquierdo, prueba hacerlo hacia el lado opuesto.

Como éstas, hay muchas más opciones para realizar pequeñas variaciones en tu día.  Poco a poco podrás ir incorporando mayores y más significativos cambios a tu vida.

Anuncios