Buscar

Clau Mendoza

Creando un camino propio, con la propia esencia

Etiqueta

crítica

¿A qué somos realmente alérgicos?

Alergia a los animales

Responde a cierta resistencia con relación al aspecto instintivo o sexual que el animal representa para mi.   Aceptar todos los aspectos de la sexualidad, así como todos mis deseos conscientes e inconscientes me permite integrar mi ser.

Alergia a Caballos: El caballo está asociado al aspecto instintivo de la sexualidad.  Puede que encuentre que la sexualidad no es bastante espiritual para mi.  Busco abrirme a nuevas experiencias que van a ayudarme a conocerme mejor y desarrollarme.

Alergia a los Gatos: El gato es un animal mucho más sensible a lo que es invisible a la mayoría de las personas.  Puede que esta alergia esté más relacionada con el aspecto de mi personalidad que puede “sentir” cosas, sin que por esto tenga pruebas concretas de ello.  Por lo tanto puedo vivir cierta intolerancia porque no tengo prueba (en el plano racional). El gato o gata simboliza también todas las cualidades femeninas tales como la dulzura, el encanto y la ternura.  Puedo aceptar, recibir o manifestar dichos aspectos que quizá rehuso.

Alergia a los peces o a los frutos del mar:  Probablemente soy una persona a quien fácilmente “se engaña”.  Mi alergia traduce mi sentimiento de frustración frente a una o varias situaciones en que me encontré ingenuo o novato.  Puedo tomar mi lugar y consciencia que la vida es una secuencia de experiencias para aprender.  Cuanto más aumente mi confianza en mí y mi sentido de las responsabilidades, más se irá desvaneciendo este sentimiento e irá desapareciendo esta alergia.

Alergia a los Perros: Se dice que el perro es el “mejor amigo del hombre”, puedo entonces preguntarme, cuál es la persona o situación, con relación a la amistad, que hace nacer cólera dentro de mi.  Puede que viva un malestar, sin saber muy bien definir para mí el lugar que toman la sexualidad, la amistad y el amor.  Me ayudará el delimitar los parámetros de la amistad, la defino para aclarar ciertas situaciones en mi vida que se hallan quizás de momento en una zona gris.  Me respeto en mis necesidades y en mis elecciones.

Alergia a las picaduras de avispas y abejas: Probablemente tengo la sensación de estar constantemente “pinchado” o criticado por mi entorno inmediato.  Cuando realmente algo me pica físicamente, esto activa mi ira que ido acumulando en mí en todas estas situaciones en que me sentía atacado.  Aprendo a ocupar el lugar que me corresponde y examino las medidas que hay que tomar para desprenderme de lo que los demás puedan pensar de mí.

Fuente: “El gran diccionario de las dolencias y enfermedades”.  Jacques Martel


La verdad no es fácil identificar en nosotros mismos la parte intrínseca de nuestras alergias.  Se requiere un trabajo arduo y conciente para, de inicio, mirar y aceptar el aspecto a mejorar, y luego poder transformarlo en positivo.  Toma en cuenta que lo importante es saber que eso que forma parte de nosotros y que hoy vivimos como una barrera, puede mañana ser nuestra mejor herramienta.

 

Si te gustó o te fue útil esta información, por favor comparte este artículo, ayuda más de lo que puedes imaginar. Y recuerda, tus comentarios son siempre bienvenidos.

Para mayor información puedes contactarme en:
E-mail: contacto@renuevat.com.mx
Contacto: Claudia Mendoza (Coach de Vida y Empresarial)
www.renuevat.com.mx
facebook.com/renuevat.mx/
Twitter: @renuevat_mx
https://claumendozamx.wordpress.com/
google.com/+RenuevatMx

Anuncios

¿Quién dijo miedo?

Miedo

El miedo puede ser real o imaginario, toma lugar en mi interior cuando me siento inquieto, inseguro, desanimad@, etc.  Mi miedo aumenta las posibilidades de que suceda lo que tanto temo.  Entre los seis miedos fundamentales están:

  1. El miedo a morir
  2. El miedo a la enfermedad
  3. El miedo a la pobreza
  4. El miedo a perder el amor de un ser querido
  5. El miedo a la vejez
  6. El miedo a la crítica

Ahora decido sustituir el miedo por la confianza.  Pido estar siempre guiado y protegido en las acciones que debo tomar o en las palabras que debo decir, para el bienestar de todos.

Recuerda, el miedo lo alimentas tu mism@!

Fuente: “El gran diccionario de las dolencias y enfermedades”.  Jacques Martel


LifeTip

¿Y qué hacer al respecto?

De inicio, es necesario hacerse consciente de que existe, de que ahí está y está para algo, y aceptarlo. Negarlo para lo único que sirve es para incrementarlo.  Luego, puedes preguntarte ¿cómo y en qué me afecta?

Sería de gran ayuda que te animaras a darle forma.  Puedes ocupar plastilina, del color que elijas, y crear una figura.  No se requiere ser un artista para esto, simplemente permite que tus manos modelen cualquier cosa que se te ocurra, finalmente, recuerda que es tu miedo lo que le estás diseñando.    Conserva la figura de plastilina durante algún tiempo, hasta que ya no te genere nada y consideres que ese miedo ha quedado atrás.

Luego observa tu figura, y a continuación, haz una carta con lo que te hace sentir o pensar ese miedo.   Dale un nombre, de preferencia, algo afectuoso, la realidad es que ese miedo ha estado ahí para algo, y quizá en algún momento puedas mirarle y agradecer.

Te dejo un ejemplo de carta, te invito a escribir la tuya…

Querido Nessie,

Durante mucho tiempo has formado parte de mi, solías ser esa cara que ni yo misma quería mirar, mucho menos mostrar y ni que decir de admitir que existías en algún lugar de mi ser.   Muchas veces te he rechazado, he mentido para ocultarte, me aterrorizabas y continuamente sentía culpa por tu sola existencia. Poco a poco he ido aprendiendo a hacerme consciente de que estás aquí, a no inquietarme con esa idea, incluso a aceptar que eres parte de mi y abrazarte, porque en ese abrazo me acepto a mi misma.   Creo que con este aprendizaje hemos logrado que algunas cosas cambien de forma positiva. Es cierto que aún, en muchas ocasiones me atacas y atacamos a otras personas, me haces daño y dañamos a terceros; pero hoy simplemente quiero agradecerte y reconocer que sin ti, probablemente no tendría un impulso para mejorar cada día, que eres un gran reto constante, porque definitivamente superarme a mi misma es el mayor reto. Gracias querido Nessie, quizá algún día, ya no te necesite y simplemente desaparezcas entre la cálida luz de la claridad.

 

Todos tenemos nuestro propio monstruo interno, y a veces, llega el momento de agradecer y despedirse, cuando sientas que fue suficiente, puedes escribirle una carta reconociéndolo, dando gracias por lo que haya aportado a tu vida y así soltarlo.


Si te gustó o te fue útil esta información, por favor comparte este artículo, ayuda más de lo que puedes imaginar. Y recuerda que puedes dejar tus comentarios.

Para mayor información puedes contactarme en:
E-mail: contacto@renuevat.com.mx
Contacto: Claudia Mendoza (Coach de Vida y Empresarial)
www.renuevat.com.mx
facebook.com/renuevat.mx/
Twitter: @renuevat_mx
https://claumendozamx.wordpress.com/
google.com/+RenuevatMx

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: